Seguidores

lunes, 20 de abril de 2015

PAELLA VALENCIANA DE POLLO Y CONEJO

Hola a todos:
Ya estamos de nuevo a día 20, nuevo desafío. Y en este nos proponían preparar una receta que llevara conejo. Tengo que reconocer que el conejo no es uno de mis alimentos preferidos, es más, practicamente no lo gasto nunca, excepto cuando preparo paella.
Recuerdo que siendo una chiquilla me sentó mal y desde entonces aunque lo gasto para esta comida, yo no lo como.
Hay tantas clases de paellas como de comarcas porque en cada una de ella se prepara la paella con unos ingredientes distintos, siempre teniendo el arroz como el principal, por supuesto.
En Valencia se hace con pollo y conejo, con judías verdes y garrofó (judión ancho y redondeado mantecoso) y si tenemos caracoles serranos.
Como no tenía caracoles la he preparado sin ellos que también está bien.

INGREDIENTES

1/2 pollo troceado
1/2 conejo troceado
1 tomate maduro rallado
350 gr de arroz
colorante alimenticio
1 ramita de romero
1 vasito de aceite
1800 ml de agua
1 cucharada de pimentón dulce
1/2 bolsa de verdura para la paella (lleva garrofón y judías)

MODO DE HACERLO

Ponemos la paellera al fuego con aceite y freimos el pollo y el conejo.
Imporante sofreirlo muy bien.
Cuando esté tostadito le añadimos el tomate rallado y removemos bien.
A continuación la verdura y removemos.
Añadimos el pimentón y removemos y seguidamente para que el pimentón no se queme en cuyo caso amargaría. le añadimos el agua.
Dejamos cocer durante 15 minutos más o menos.
Probamos de sal, teniendo en cuenta que para que el arroz esté en su punto el caldo tiene que tener un puntito de sal.
Añadimos el arroz, el colorante y dejamos cocer durante unos 20 minutos.
Pasado este tiempo apagamos el fuego, tapamos con papel de periódico y dejamos reposar unos minutos.
Hoy no he puesto foto de preparación porque lo bueno es comersela en la misma paellera.











 



Podeis ver las distintas recetas de mis compañeros de desafío AQUI

DESAFIO

14 comentarios:

  1. Hola Maribel, tienes una cocina con unos platos caseros de lo mas apetecibles, cómo esta paella. Encantada de conocerla!!

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Ole, ole, ole!!. Viva la paella y si lleva conejo, mejor. Hasta aquí me llega el olorcillo ;).
    Besossss

    ResponderEliminar
  3. Yo encantada de que la hayas hecho sin caracoles, es algo que me supera. Así que de buena gana me llevo un platito.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Pásame la cuchara que ya mismo empiezo a comer, ni plato ni nada, ¡qué pinta tiene!
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Es una carne ideal para dar sabor al arroz, y la liebre mucho más. Suele pasar que de malas experiencias anteriores nos quedan recelos en seguir comiendo determinadas cosas...Un beso

    ResponderEliminar
  6. Maribel, mis aplausos para ti, ¡al fin veo al conejo dentro de una paella! no podía faltar en este desafío.
    Besos hoy desde
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com.ar/2015/04/baobab-un-curioso-arbol-usado-en-las.html

    ResponderEliminar
  7. una paella para hacerle la ola! de buena gana me comia un platito bicos

    ResponderEliminar
  8. Cuando he visto esa estupenda paella no he podido dejar de visionarla en un lugar idílico. Un sitio alejado de manteles, de mesas; de estancias llenas de voces escandalosas, voces ajetreadas con la cotidianidad y las prisas. Era un lugar muy distante del mundanal ruido feroz de nuestras urbes, con sus calles, plazas y vecindarios... Más lejos todavía de relojes que marcan tiempos crudos e indigestos.
    Cuando he visto tu desafío, se me han aparecido multitud de rayos de luz azul, rayos mediterráneos de un mar que estaba muy cerca de mí, rayos dirigidos a un cielo, a un inmenso espejo que lo reflejaba, a la vez que el mar reflejaba al cielo. ¡Así..., reflejo de reflejo; interminable, sublime...!
    He visto luces plateadas que provenían de un sol que de pronto se había vuelto blanco; claridades que se abrían paso como chispas, ayudadas por la brisa de un mediodía al entreabrir las densas y tupidas ramas con las más verdes entre las verdes hojas que pueden tener los naranjos, mientras la paella sobre el trípode de hierro forjado en el suelo, acompañada del crepitar de unos troncos que la encendían y alimentaban, me hacían escuchar en ellos las voces de mil te quieros tumbados sobre terrones de tierra que parecían de oro.
    Y mientras los narcisos y las perfumadas violetas silvestres, junto a las mariposillas multicolores que revoloteaban sin cesar, acompañaban a la primavera vestida como una novia perfumada de azahar, al pasearse en ese huerto mío, yo pensaba con alguien, con alguien que estaba junto a mí en esa tierra dorada, entre esas flores, entre esas mariposillas que alegres y llenas de vida veían a dos personas dándose un buscado, ansiado, interminable beso...

    Con mis más sinceros y afectuosos saludos.

    ResponderEliminar
  9. El conejo le da al arroz un sabor riquisimo!! a mi es con lo que mas me gusta. Bs.

    ResponderEliminar
  10. No le falta de nada a esa paella, bueno si, un buen plato para mi,que rico

    ResponderEliminar
  11. La verdad, a mi el conejo no me agrada, pero creo que en este arroz estaria buenisimo! Y es que al arroz le va genial! Yo, no extraño para nada los caracoles, qué lastimica! jejeje
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Ainsss aunque no te guste, te has lucido con esta paella, que sin caracoles como dices, te quedó espectacular

    ResponderEliminar